El lobo gigante.

Actualmente, el lobo es considerado un superpredador que junto con el puma o el oso (y otros) copan la cadena trófica con éxito y reina sobre todas sus presas, herbívoros grandes y fuertes. El caso es que su éxito como depredador ha sido tan acertada que el único animal que ha podido con él, ha sido desgraciadamente, el hombre.

Lo mismo sucedió con el lobo gigante. Se convirtió en el vencedor de los superdepredadores. Pudo pelear sus presas con peligrosas Aves del Terror, Osos Cara Corta y Oso de las Cavernas, incluso con el famoso Felino Dientes de Sable o León Cavernario.

Más robusto, más pesado, más fuerte y con una mordedura más potente que cualquiera de las especies actuales de lobos. El lobo gigante pudo cazar enormes piezas: megaceros, bisontes de 1500 kg y uros de 1000 kg, caballos prehistóricos y perezosos gigantes.

Este vídeo recopilatorio está muy bien. Os recomiendo verlo para haceros una idea de cómo era el LOBO GIGANTE.




Ortocono.

Poco se sabe de este superdepredador marino. Y es que vivió hace muuuuuchos años, mejor dicho, muuuuuuchos millones de años: en el Ordovícico (entre 500-450 m.a.). Era un superpredador de 10 metros de largo, como un autobus, o casi como el actual calamar gigante (enlace). Cierto es que actualmente el calamar gigante es cazado por el (aparte del hombre) por cachalotes. Pero en la época del Ortocono, los animales más grandes no superaban los dos metros de longitud.  Es como si la especie más grande fuera un gato y el ortocono fuera un león.

Fue un molusco reinante con grandes tentáculo y una concha que podía llegar a 5 metros de longitud. Pesaba hasta 5 toneladas y pocos animales escapaban de sus tentáculos. Gracias a eso vivió durante 50 millones de años y durante ese tiempo ninguna especie pudo crecer y hacerle frente a este superpredador.