Sarcosuchus imperator

El Sarcosuchus imperator no tenía que envidiarle nada al Deinosuchus . Un superdepredador acuático de 15 metros y de hasta 10 toneladas.

Vivió en el Cretácico, hace unos 110 millones de años. Y durante esa época, fue el superdepredador en su medio: lagos, ríos, y grandes charcas donde poder guarecerse hasta que su presa se acerca a beber... como hacen los actuales cocodrilos.

Una característica de este gran cocodrilo fue su alargada cabeza que podía llegar a medir hasta 1,8 metros de largo. Su forma le proporcionaba agilidad y velocidad dentro del agua y cazaba peces de gran tamaño con el menor esfuerzo. Pero no solo cazaba peces, cualquier animal que se acercara a beber, aunque se tratara de fuertes dinosaurios podían acabar siendo presa de este superdepredador.


 Actualmente los científicos creen que la dieta a base de peces era más común en los ejemplares jóvenes, mientras que los adultos, si bien no abandonaban este tipo de alimentación, enfocaban más sus ataques hacia los grandes dinosaurios que se acercaban al agua a beber. Estudiando a diversas especies de cocodrilos, se logró suponer que esta especie podía ejercer con sus mandíbulas una fuerza de más de 8 toneladas al morder.