El Allosaurus.

No, nunca podré perdonármelo. Me debería haber flagelado por no poner en el blog al Allosaurus y en cambio, escribir sobre otros superdepredadores. El Allosaurus es un SUPER superdepredador.... si existiera ese término. Era un animal que cazaba presas 5 veces más pesadas que ellas. Su proeza sería similar a la de un león cazando un búfalo cafre él solo y siempre que quisiera comer. El Allosaurus (aunque hay varias especies) medía algo menos que un T-Rex, unos casi 10 metros casi 5 toneladas y cazaba a duros Stegosaurus y enormes Diplodocus (que llegan a pesar 16 toneladas).


También se cree que algunos ejemplares pudieron llegar a los 12 metros y 6 toneladas, pero ciertamente, eso no era lo normal.

En fin, el Allosaurus era rápido, ágil, y su cráneo es clasificado como robusto, más que el T-Rex. Esto último quiere decir que una vez mordida su presa, tiraba de ella con toda la fuerza de su cuerpo y su enorme y pesada cabeza le servía de anclaje... algo así como las bolas colgantes de las máquinas de derribos.

Cuando el Allosaurus veia a un Diplodocus, lo espantaba y lo hacía correr. Lo seguía hasta encontrar la parte más vulnerable de este, el cuello, y mordía para no soltar. Tiraba con su cabeza y con sus garras afiladas hacia abajo, derribando así a un enorme y pesado dinosaurio que podía pesar 5 veces su peso.

El problema es que el Allosaurus se especializó en enormes saurios como el Diplodocus y cuando esta megafauna fue escaseando, el Super-superdepredador desapareció y se extinguió.

Os dejo dos vídeo que se ve la caza del Allosaurus.