Hainosaurus

En los océanos del cretacico, existían voraces reptiles marinos con cabezas mas grandes que un hombre tumbado y con cuerpos de más de 15 metros de longitud. Un ejemplo de estos grandes reptiles marinos, es el del Hainosaurus, un superpredador de la familia de los mosasaurios que se estimaba en 15 metros de longitud y una cráneo de 1,5 metros. Fue uno de los mayores depredadores marinos que jamás ha existido y pudo rivalizar con otros grandes mosasaurus.
Pero el hiansaurus era un poco más ágil que los mosasaurus, quizá más grácil y más rápido, y se desenvolvía mejor en distancias cortas, pudiendo dar caza a presas más escurridizas.


De hecho, gracias a su cuerpo hidrodinámico era capaz de cazar pterodáctilos (reptiles voladores) cuando pasaban planeando cerca de la superficie o se encontraban reposando flotando a la deriva. Entre sus presas, podemos encontrar: tortugas de caparazones duros, otros mosasaurios, plesiosaurios, cefalópodos como calamares gigantes, tiburones y otros peces.


El Elasmosaurus

¿Es el monstruo del lago Ness (si existe o ha existido) un Elasmosaurus? Podría ser. Este bicho, reptil marino de cuello característicamente largo, era un superdepredador ágil, grácil, rápido que junto con los Mosasaurus y los Liopleurodon, reinaba sobre las demás criaturas acuáticas de los océanos del cretácico.

Podía medir hasta 15 metros y llegaba a pesar casi 9 toneladas. Su cuerpo era aerodinámico y sus dientes eran finos y alargados que, aunque no le permitían romper caparazones, le facilitaba coger escurridizas presas.

Además, hay que tener en cuenta que era un reptil, y podía cazar presas fuera del agua.