Anomalocaris

Posiblemente, este sea el primer superdepredador de la historia de la Tierra, acuático y terrestre.

  Es el Anomalocaris.


Hablamos de principios del cámbrico, uno de los periodos más antiguos de la historia, una época que tenía muchos artrópodos ( como el mismo Anomalocaris)  y moluscos que apenas superaban los 10 cm  y nunca los 20 cm.

Si comparamos el Animalocaris con los demás animaletes del Cámbrico, este era un gigante. Podía llegar a medir 1 metro de longitud. Seis veces más grande que cualquier bicho que se moviera. Es como si los elefantes actuales fueran carnívoros y cazaran ciervos, cebras, guepardos y...  todo lo demás.

Además esta comparación nos ayuda a hacernos mejor una idea del Anomalocaris. Este, al igual que el elefante, tenía trompa... bueno, dos trompas. Realmente no eran trompas, sino dos tentáculos o brazos característicos recubiertos de afiladas púas que servían para atrapar a su presa y llevarlas a su boca. Al igual que el elefante coge con la trompa a una gacela y se la lleva a la boca.... (mejor dejo de lao la comparación).


Además de esto, el Anomalocaris poseía una visión superior a las demás criaturas existentes, y no solo comparado con animales de esa época (algunos no tenían ojos), sino con animales actuales como nosotros mismos. Un estudios del CSIC de 2011 parecen poder asegurar que el Anomalocaris poseía unos de los ojos compuestos más complejos del mundo animal, sugiriendo que podrían estar formados por más de 30000 celdillas.

Por último, tenía un cuerpo alargado e hidrodinámico, y se movía con una velocidad y una agilidad superior también a otras especies. Quizá, el único defecto era su resistencia y no podía perseguir a su presa durante mucho tiempo... esa fue la característica fatal que le impidió sobrevivir a las cambiantes condiciones del planeta.

Resumiendo, durante el Cámbrico, el Anomalocaris fue el mayor superdepredador y quizá mantuvo su reino más que cualquier superdepreador.