Pterygotus

Pterygotus, fue uno de los artrópodos más grandes que jamás ha existido.  No solo fue grande, sino que comparado con sus otros congéneres, con otros individuos de la época, era un verdadero titán.

 Imaginaros un escorpión de 3 metros de largo... como un cocodrilo de grande. Pues así era, y sus presas eran otros artrópodos, y numerosos trilobites de 30 o 40 cm de largo y que trituraba con sus fuertes pinzas.
Entre sus presas también se encontraban despistados peces sin boca (succionadores) que eran los primeros vertebrados. Pero digo despistados porque realmente eran difíciles de atrapar. Eran más ágiles y rápidos. El Pterygotus era rápido, pero no podía aguantar mucho con esa velocidad ya que soportaba una enorme y pesada coraza.

Hay que destacar su visión, sus ojos complejos que le permitían detectar presas a largas distancias y cazaba al acecho. Esperaba escondido hasta que su presa se acercaba. Entonces salía y con un rápido movimiento atrapaba a su presa. El Pterygotus fue el superdepredador marino del Silúrico.